miércoles, 26 de noviembre de 2008

Psicodélico Virus, El Viajero Micro-Espacial

Saluden al Viajero Micro-Espacial.
Es menudo, microscópico…
Pero su tamaño no debe confundir…
Su poder es total.

Este virus, es el responsable de dotar de colores a mi vida monocroma.
La infección a la que estuve sometido, transformó los glóbulos rojos de mi sangre, en toda la gama conocida, desde el azul ultramar hasta el ocre.
Desde entonces, coloreo mis dibujos.
Él fue el responsable, en la etapa de la psicodélia musical, de que personajes de la talla de los Pink Floyd, Janis Joplin o Jimmy Hendrix, vieran y sintieran las cosas como lo hicieron, ( no entraré en otro tipo de aportes...).
A este elemento infeccioso lo encontré por casualidad, mientras observaba protozoos en una gota del agua de mi jarrón de perejil.
Junto a los tristes y verdosos protozoos, se encontraba este juguetón enano, tiñendo de arco-iris los bordes de todo lo que le circundaba.

Pssst..Pssst…..!!!, reclamé su atención…
Eyyyy Friend, espetó, al tiempo que silbaba el No Woman Don`t Cry de Bob Marley, con su voz ronca y trasnochada…
...Tate quieto..!! , le dije.
Deja en paz al gordito verde, que lo necesito inmóvil, para el diseño de este nuevo tejido cachemir que me han encargado.
Y lo necesito bien verde, así que táte quieto, y no le achuches, ok…??


Quien eres…???!!…le dije sin apartar mi pupila de aquel Max-Visión 2000.
Soy Psicodélico –Ernesto Martínez Romerales, hijo de la cepa del año 1971, que arrasó Europa.
Tengo 150 trillones de hermanos bien repartidos por todo el mundo, y otro tanto de primos-hermanos, disculpa que no te aporte cifra…somos una familia muy prolija.
Esta campaña navideña, espero sea una éxito colonizador.

Aaaalto ahí, enano…éxito colonizador..??
Que me estás contando…??...le increpé...

Tranquilo brother, no te me soliviantes, que lo que te digo es cosa de ley, brother, de ley.
Buen rollito, solo buen rollito.
Lo nuestro es aportar color a la humanidad, mucho color…
Mira, solo pretendemos infectar dulcemente, a todo aquel que respire, es decir, infectar a todos…
Y todo eso, sin un mal estornudo, de veras.

Eeeeeehhh….??!!!...Infectar…??...---grité---
Afirmativo cuatro ojos, infectar, como lo estas tu, bien infectadito, desde las uñas de los pies hasta las pestañas.
Sin rencor Brother, sin rencor. Es cosa buena. Ya verás como lo es.

............
Fueron minutos de divertida conversación surrealista, entre el microbio y yó.
Al final, le convencí para dejarse retratar.
Imaginen ustedes, un ojo en el microscopio, y el otro en el papel, bocetando a este viajero micro-espacial, a este virus multicolor.

Feliz infección, amigos.

2 comentarios:

antonilópez dijo...

Pepe, tu sabes que yo se, que esto ocurrió de verdad, no me tienes que convencer, (yo también poseo el secreto irrevelable, que pocos conocen.)

Eloise Embrujada dijo...

Se requiere mucho talento para conseguir...que una servidora acabe tomando cariño a...los virus!!!